Una de las máximas entre los Bikers es «sólo hay dos tipos de Bikers: los que ya se han caído y los que se van a caer» y no puede ser más cierta esta afirmación.

Cualquier persona que sube a una moto lleva el riesgo de caer pero incluso para estas situaciones existen técnicas para evitar lesiones graves en la medida de lo posible, por eso te presentamos el cómo caer de una motocicleta.

Primero, distingamos entre dos tipos muy generales de caídas: aquellas en las que podemos reaccionar y aquellas que nos toman totalmente de imprevisto. En cualquiera de estos casos el llevar un equipo de protección será la gran diferencia entre contar el suceso como anécdota o no contarlo. Hay que recordar que en el caso de quienes viajamos en moto, nuestro cuerpo es nuestra carrocería y defensa, por eso el casco va en la cabeza.

Volviendo con esta distinción de caídas, en las primeras, donde podemos reaccionar, lo primero que debemos evitar es chocar de frente con otro vehículo ya que dependiendo de la velocidad, es muy probable que salgamos volando por encima del otro vehículo y si el primer impacto no nos hizo mucho daño el impacto de la caída seguramente lo hará. La alternativa aquí es obligar la caída de la moto y soltando el manubrio. Esto se logra frenando con el freno delantero y girando la dirección hacia el lado sobre el que te quieres deslizar, una vez en el suelo déjate ir hasta que te pares completamente. En el momento de la caída, debes soltar la moto y alejarte de ella, procura que tus extremidades permanezcan juntas a tu cuerpo y déjate deslizar por el suelo para que la fricción te desacelere poco a poco -aquí cabe mencionar por qué es importante usar el equipo de seguridad completo-, siempre y cuando haya espacio.

Si la caída es inminente, no intentes ‘frenar’ con los pies. Muchas personas que han bajado los pies de los posapies con el fin de frenar terminan con los tobillos rotos, además debido a la velocidad lo más seguro es que los pies «vueles» hacia atrás y puedes quemarte con el escape o el motor. Mejor intenta la maniobra anterior y evitarás mayores daños a tu cuerpo.

En los casos en donde no podemos reaccionar, lo mejor es, en el mejor de los casos y siempre que sea posible, evitar quedar entre tu moto y un auto, ya que las caídas, por más fuertes que sean tendrán menos consecuencias que cuando quedas atrapado entre dos vehículos. Evita en lo posible chocar con cualquier obstáculo y en caso de que el golpe sea inevitable, hay que intentar protegernos con un brazo o una pierna para que el cuerpo o la cabeza no sufran el impacto directo.

Caernos de la moto siempre debe ser la última opción, el manejar a la defensiva y con equipo de seguridad completo debe ser la primera.

Categorías: Uncategorized

alimar

¡